Skip to main content

Qué es la leonardita y como aplicarla en cultivo?

¿Qué es la Leonardita?

La leonardita es una materia orgánica de origen vegetal que se encuentra en depósitos de lignito. Se forma por la descomposición parcial de la materia vegetal en condiciones de presión y temperatura específicas durante miles de años. Es rica en ácidos húmicos y fúlvicos, así como en otros compuestos orgánicos.

Los ácidos húmicos y fúlvicos son componentes importantes presentes en la leonardita y también se encuentran en el suelo en forma natural. Estos ácidos son productos de la descomposición de la materia orgánica y son conocidos por sus beneficios para la salud del suelo y las plantas. A continuación, compartimos información sobre cada uno:

Ácidos Húmicos
  • Son macromoléculas orgánicas complejas que se forman durante el proceso de descomposición de la materia orgánica.
  • Se caracterizan por ser oscuros, insolubles en agua y ácidos débiles.
  • Tienen una alta capacidad para retener agua y nutrientes en el suelo, lo que mejora la estructura y la fertilidad del mismo.
  • Favorecen la formación de complejos con cationes metálicos, facilitando la absorción de nutrientes por parte de las plantas.
  • Ayudan a mejorar la aireación del suelo y la actividad microbiológica.
Ácidos Fúlvicos
  • Son ácidos orgánicos más pequeños y solubles en agua que los ácidos húmicos.
  • Se caracterizan por ser de color amarillo a marrón y tienen una alta capacidad quelatante, es decir, pueden formar complejos estables con metales.
  • Mejoran la absorción de nutrientes por parte de las plantas al aumentar la disponibilidad de los mismos en el suelo.
  • Estimulan el crecimiento de las raíces y promueven la actividad microbiana beneficiosa en el suelo.
  • También pueden actuar como agentes quelantes, ayudando a remediar suelos contaminados por metales pesados.

En la agricultura y la horticultura, los productos derivados de la leonardita que contienen ácidos húmicos y fúlvicos se utilizan comúnmente como enmiendas del suelo y como suplementos para mejorar la salud de las plantas y aumentar la productividad de los cultivos. Estos productos pueden aplicarse al suelo directamente o mediante la aplicación foliar, dependiendo de los objetivos específicos y las condiciones del cultivo.

Beneficios de la leonardita en el cultivo

Mejora de la estructura del suelo: Los ácidos húmicos y fúlvicos ayudan a mejorar la estructura del suelo al promover la formación de agregados estables. Esto resulta en suelos más aireados y porosos, lo que facilita la penetración de agua, aire y raíces, y reduce la compactación del suelo.

•  Aumento de la retención de agua: Estos ácidos tienen una alta capacidad de retención de agua, lo que ayuda a mantener la humedad del suelo y reduce la pérdida de agua por evaporación. Esto es especialmente beneficioso en regiones con climas áridos o durante períodos de sequía.

Incremento de la capacidad de intercambio catiónico (CIC): Los ácidos húmicos y fúlvicos tienen la capacidad de aumentar la CIC del suelo, lo que significa que pueden retener y liberar nutrientes de manera más eficiente para las plantas. Esto resulta en una mejor disponibilidad de nutrientes esenciales para el crecimiento de las plantas.

Estímulo del crecimiento de las raíces: Los ácidos húmicos y fúlvicos promueven el desarrollo y crecimiento de las raíces de las plantas, lo que resulta en sistemas radiculares más fuertes y saludables. Esto permite a las plantas acceder a una mayor cantidad de agua y nutrientes en el suelo.
Aumento de la absorción de nutrientes: Estos ácidos pueden formar complejos con nutrientes como el hierro, el calcio, el magnesio y otros elementos, facilitando su absorción por parte de las plantas. Esto mejora la eficiencia de la fertilización y reduce la lixiviación de nutrientes.

Estimulación de la actividad microbiana: Los ácidos húmicos y fúlvicos promueven la actividad de microorganismos beneficiosos en el suelo, como bacterias y hongos, que descomponen la materia orgánica y liberan nutrientes para las plantas. Esto mejora la salud del suelo y aumenta la disponibilidad de nutrientes para las plantas.

Incremento de la resistencia al estrés: Las plantas tratadas con ácidos húmicos y fúlvicos suelen mostrar una mayor resistencia al estrés biótico (por ejemplo, enfermedades y plagas) y abiótico (por ejemplo, sequía, salinidad, temperaturas extremas), lo que resulta en cultivos más robustos y menos susceptibles a los factores estresantes ambientales.

Cómo incorporar Leonardita:

Aplicación directa al suelo:
La leonardita en forma de polvo o granulado se puede esparcir directamente sobre el suelo antes de la siembra o durante el ciclo de crecimiento de los cultivos.
Se puede incorporar al suelo mediante labranza o mezclarla superficialmente con el suelo.
La dosis recomendada puede variar según el tipo de suelo, el cultivo y el objetivo de la aplicación. Es importante seguir las recomendaciones del fabricante o realizar pruebas de dosificación en pequeña escala.

Preparación de compost o abono orgánico:
La leonardita se puede mezclar con otros materiales orgánicos como estiércol, residuos vegetales o compost para enriquecer el compost o el abono orgánico.
Esta mezcla puede ser aplicada al suelo como enmienda orgánica, proporcionando nutrientes adicionales y mejorando la estructura del suelo.

Aplicación líquida:
La leonardita puede ser disuelta en agua para crear una solución líquida que se puede aplicar al suelo o directamente a las plantas como fertilizante foliar.
La aplicación foliar puede ser especialmente beneficiosa para proporcionar nutrientes y compuestos bioactivos directamente a las plantas, promoviendo un crecimiento saludable y mejorando la resistencia al estrés.

Utilización en sistemas de riego:
La leonardita en forma líquida puede ser inyectada en sistemas de riego para distribuir uniformemente los nutrientes y compuestos bioactivos en el suelo a través del agua de riego.
Esta forma de aplicación puede ser conveniente para cultivos en sistemas de riego por goteo o aspersión.

Artículos académicos para profundizar la lectura:

«Leonardite: The «Other» Coal» – Este artículo de la revista Soil Science Society of America Journal proporciona una visión general de la leonardita, su composición y su papel en la mejora del suelo. Ver artículo

«Leonardite – Source of Humic Substances» – Este estudio publicado en la revista Plant, Soil and Environment analiza las propiedades químicas y agronómicas de la leonardita y su importancia como fuente de sustancias húmicas. Ver estudio

«Leonardite, a Highly Amorphous Coal, as a Soil Additive» – Esta investigación examina los efectos de la aplicación de leonardita en el suelo y su influencia en la disponibilidad de nutrientes para las plantas. Ver estudio

«Effects of Humic Acids Derived from Leonardite on the Growth of Radish (Raphanus sativus L.) Seedlings» – Este estudio evalúa los efectos de los ácidos húmicos derivados de la leonardita en el crecimiento y desarrollo de plántulas de rábano. Ver estudio

«Agricultural Use of Leonardite» – Este informe técnico de la Universidad de Dakota del Norte proporciona información detallada sobre el uso de la leonardita en la agricultura, incluidos los beneficios para el suelo y las plantas. Ver informe